Estás en:

Técnicas de Bateo

 

Batear es utilizar un recipiente plano, en forma de plato hondo, para lavar las arenas separando las  distintas  densidades  y quedándonos con los materiales más pesados, cómo el oro. Para batear lo primero que hay que tener,  es una batea y  el resto de  herramientas que  consideres necesarias  según  la zona. Intentaremos localizar una  zona  de  río  que  contenga oro entre sus  arenas.  

 

Haremos  un  hoyo en  el  margen  del  río, retirando  las  capas superficiales de  tierra vegetal,  ya  que  el  oro  por  su peso  va a  irse  siempre hacia  el  fondo  del cauce,  cuando hayamos  apartado  estas capas podremos  empezar  a utilizar  la  arena para  batear.

 

 

 Si disponemos  de una  criba  la  aprovecharemos para  quedarnos con  menos  arena y  que  esta  sea  mas  fina.Con la  arena ya cribada cargaremos en  la batea un peso  que  podamos  manejar  fácilmente , intentaremos  colocarnos en una  zona  del  río donde  tengamos una  ligera corriente  de agua pero que  no sea  fuerte  ya  que  arrastraría todo  el material de la batea.

Sumergimos  la  batea dentro  del  agua  y  en posición horizontal  agitaremos la  batea , por dos motivos por  un lado conseguiremos que  los materiales  mas pesados (oro,  hierro…) vayan  hacia  abajo y  por  otro lado  lavaremos  el  contenido  de la batea  de   la tierra y  las  hierbas que  enturbiaban  el agua

 

 Si  no  hemos utilizado  una  criba nos encontraremos  en la  batea con  piedras de  tamaño  grande que  deberéis ir retirando con vuestra mano  Estas piezas hay que lavarlas bien sobre la batea, de tal forma que cualquier cantidad de oro, por pequeña que sea, que puedan llevar adherida se desprenda y vaya a caer en la batea.

 

Un detalle importante,  es no desechar las pellas o grumos de arcillas, yesos o similares: estos materiales pueden contener una gran cantidad de oro, que, dada su plasticidad, haya quedado alojado en ellos,  hay que desintegrarlos, con ayuda de nuestras manos, sobre la batea, de tal forma que se disuelvan completamente y que, si contienen algún material pesado cómo oro, pueda depositarse en el fondo de la batea. Realizaremos este  movimiento varias  veces  hasta que  consigamos  que  el  agua  de dentro y  alrededor  de  la  batea   no  se  enturbie.

 

 

Ahora  ya podemos  empezar  a  eliminar  arena , por lo que inclinaremos la  batea  en  un  ángulo  de  unos  30º y  realizaremos  unos  movimientos  de circulación para que  el agua  entre por  la  derecha y  salga por la izquierda  o viceversa y  arrastre con este movimiento las capas superiores de  arena que  tenemos  en la batea, agitamos  nuevamente  en posición horizontal la batea y  volvemos  a  inclinar y girar  el agua varias  veces,  debemos  repetir  esta serie de  agitar y  girar  todas  las  veces que  sea  necearlo hasta que  en  el fondo  de  la batea  nos quede  mas  o menos  la  cantidad  de una  cucharada  de sopa.

 

Según  nos  va quedando poca  arena  realizaremos los movimientos  con mayor cuidado para  no “tirar”  el  oro.Con  esta pequeña cantidad de  arena  ya  se podrán  ver las  laminillas  de  oro  si con ayuda del agua  extendemos la  arena  en el fondo  de la batea.

 

Una vez localizadas tenemos que recogerlas, intentaremos separar el oro de los restos de arena para recoger solo aquello que nos interesa realmente.Tendremos preparado un tubo lleno de agua 3/4 de su capacidad. Para recoger la pepita usamos la yema de un dedo seco, con el que introducimos  el  mineral en  el tubo y  ya  tenemos  nuestra  muestra de oro.

 

© Asociación Enrique Sanfiz 2018. Todos los derechos reservados

Conforme W3C XHTML 1.1 | CSS 2.1 | WAI "A" Diseño y desarrollo por Legendarya: Proyectos, aprendizaje, juegos y multimedia

Área privada